Día Internacional del Alzheimer

Anna Sangles y María Beatriz Pereira, psicólogas de adultos en Isep Clínic Barcelona, comparten, a propósito del Día del Alzheimer, una breve descripción de la enfermedad, sus signos, síntomas, diagnóstico y claves para la prevención.

El Alzheimer se considera una patología neurodegenerativa que afecta a 1 de cada 10 personas de más de 65 años. La enfermedad suele tener una duración media aproximada después del diagnóstico de 10 años aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico. Actualmente, alrededor de 35 millones de personas en el mundo la padecen y se estima que en 2030 se duplique esta cifra.

Esta patología tiene tres fases:

1) Estadio pre-sintomático (previo a la aparición de sintomatología clínica)

2) Estadio pre-demencia (con deterioro cognitivo leve; el paciente conserva su autonomía)

3) Estadio de demencia (trastornos cognitivos e impacto funcional; el paciente pierde autonomía).

Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. Al largo de esta patología es muy frecuente encontrar sintomatología neuropsicológica asociada como: depresión, ansiedad, agresividad, ideas paranoides, alucinaciones, delirios y trastornos del sueño.

Podemos sospechar de la existencia de Alzheimer cuando: se dan olvidos frecuentes y de la información recién aprendida, fallos de la atención, distracciones significativas, desorientación espacio-temporal, repetición continua y en poco tiempo de una misma idea, alteraciones en la conducta habitual, cambios de humor, dificultades en la comunicación, así como un deterioro en la capacidad de habla, lectura y escritura.

Un diagnóstico precoz permite retardar unos cinco años el principio de la patología neurodegenerativa, señalar el origen de la demencia, la severidad de la enfermedad y la repercusión sobre los síntomas y la autonomía. De igual manera,  se pueden retardar todas las fases con algunos ejercicios prácticos como:

- Cambiar las rutinas habituales

- Vestirse con los ojos cerrados

- Realizar crucigramas y rompecabezas

- Mantener o incrementar los vínculos sociales

- Aprender algo nuevo funcional o cognitivo.

- Cambiar de mano de vez en cuando para comer o limpiarse los dientes.

Por ello, hoy 21 de Septiembre, NO TE OLVIDES de estar alerta ante los síntomas propios o de algún familiar para poder preservar los buenos RECUERDOS.

DISFORIA DE GÉNERO, SENTIRSE DEL OTRO SEXO

¿Qué es?

Cuando el sexo biológico no se corresponde con el que nos sentimos identificados, se crea una marcada incongruencia entre el sexo que uno siente o expresa y el que se le asigna, este desajuste, recibe el nombre de disforia de género.disforia-de-genero (1)

El deseo de vivir y de ser aceptado como miembro del sexo opuesto, aparece usualmente acompañado por una sensación de incomodidad con el propio sexo anatómico y un  fuerte deseo de recibir cirugía y modificar el cuerpo mediante métodos hormonales para hacerlo tan congruente como sea posible con el sexo sentido como propio. Continuar Leyendo…

ISEP Clínic abre un nuevo centro en Madrid

ISEP Clínic Madrid Mapa

Te esperamos el próximo 24 de septiembre a partir de las 19 h. para celebrar la apertura de ISEP Clínic Madrid, conocer nuestras nuevas instalaciones y compartir un cóctel de bienvenida junto a los miembros del equipo.

Con 30 años de historia, la red de gabinetes de ISEP Clínic ofrece asesoramiento, evaluación y tratamiento de trastornos psicológicos, del aprendizaje y de la salud en más de 20 centros en toda España. Esta metodología de trabajo asegura un tratamiento completo desde una perspectiva global para toda la familia. Desde la apertura de su primer centro no ha parado de crecer hasta llegar a recibir actualmente más de 35.000 consultas anuales.

Estamos en la calle Maldonado, 29, entreplanta, en Madrid, cerca de la parada de metro Nuñez de Balboa.

Deberes ¿solos o con ayuda?

Deberes ayuda pedagógica

La actitud de los padres frente a las tareas escolares ha de ser de exigencia y motivación. Una exigencia gradual que debe empezar con la instauración del hábito de estudio y, poco a poco, trasladarse a las tareas y su desarrollo. Hay que animar al niño, haciéndole confiar en sus capacidades cuando se esfuerza, ya que los problemas de estudio pueden traducirse en un deterioro de las relaciones entre los padres y los hijos. Los padres suelen estar encima de los niños y ellos se pueden agobiar y quejar. Cuando los padres son capaces de confiar en su hijo y le enseñan a utilizar sistemáticamente un método de estudio previamente pactado, aumenta la motivación del pequeño. Guiar al niño no significa hacerle su trabajo; hay que mostrar disposición a explicarle las dudas y atender a lo que nos pide, pero no tenemos que hacerle los deberes. Reforzar sus logros aumentará su confianza en sí mismo y elevará su entusiasmo por las tareas; se sentirá querido por sí mismo y no por sus éxitos.

Continuar Leyendo…

La primera impresión: ¿Ser o Parecer?

En el día a dImagen Primera Impresionía, nos basta una mirada o un saludo para etiquetar a la otra persona. Ya en 1946, Salomón Asch estudió este fenómeno. Según él, cuando conocemos a alguien, nos formamos una primera impresión global a partir de los fragmentos de información que recibimos sobre ella. Esa impresión se percibe como una imagen en la que se van integrando todos los elementos para formar una configuración general.

Por su parte, los experimentos de John Bargh de la Universidad de Yale (USA, 2008) muestran que nuestro cerebro sólo necesita dos décimas de segundo para formarse la primera impresión. Esa sensación no proviene de nuestro córtex o parte racional, sino de la amígdala, estructura cerebral encargada de las emociones. Por tanto, esa primera impresión no es una conclusión lógica y razonada a partir de la percepción, sino es más bien una sensación que nos decanta hacia una determinada atribución de rasgos. Continuar Leyendo…