Trastorno del aprendizaje no verbal (TANV)

trastornos-de-aprendizaje-no-verbalHoy en día son muchos los trastornos del desarrollo que conocemos, todos estamos ya familiarizados con los nombres de retraso del lenguaje, autismos, dislexia, TDH,… pero estamos poco familiarizados con el TANV o trastorno de aprendizaje no verbal, este artículo trata de darnos una idea global de que implica dicho trastorno. Según Narbona (2009) el aprendizaje no verbal es: “El Aprendizaje “NO verbal” o procedimental, es el sistema de memoria implícita que sustenta la adquisición y uso de rutinas y habilidades motrices, cognitivas e interactivas. Supone un ahorro del trabajo consciente y la atención, y facilita la fluidez de la conducta” , es decir unas carencias en los aprendizajes que no incluyan aprendizaje verbal y si sensoriomotor.”

Por tanto entendemos por el TANV que es un trastorno donde están afectadas las habilidades no lingüísticas y que afecta a la coordinación motriz, la integración visual, las habilidades sociales, la planificación y la memoria visual y auditiva.

Los niñ@s que presentan TANV muestran una inteligencia “normal” , su habla es buena presentando buena fonología y articulación pero presentan dificultades en el uso del lenguaje ( el uso social, el construir frases, relacionar palabras, segundos significados, entender chistes …), a nivel motor se observa una carencia psicomotriz ya sea en la motricidad gruesa como en la fina, organización y concienciación espacial y temporal, problemas en relaciones sociales ya que les cuesta entender las señales (no lingüísticas) del interlocutor y presentan rigidez a los cambios.

Comúnmente puede presentar características muy similares a otros trastornos como el TDAH, TEL ( trastorno específico del lenguaje), Asperger, TGD ( trastorno generalizado del desarrollo). Por ello es importante consultar con el/la neuropsicólog@ para establecer un buen diagnóstico y poder planear una buena intervención en el equipo multidisciplinar.

Primero jugar, luego recoger: importancia de enseñar hábitos desde pequeños

jugar-recoger

Las rutinas son necesarias, tanto a nivel personal como a nivel social o de convivencia. Nos ayudan a organizar nuestro mundo y a los más pequeños les ayudan a sentirse seguros y a mejorar su relación con el mundo. A nivel cognitivo nos ayudan a mejorar nuestras capacidades ya que son puros aprendizajes. Es por esto que existen distintos tipos de rutinas como son las rutinas o hábitos de higiene, de vestido, de alimentación, de descanso, de convivencia y de orden. Hoy vamos a hablar de éstas últimas, aunque todas son igual de importantes.

A nivel general, el establecimiento de rutinas tiene importantes beneficios para los niños: Continuar Leyendo…

Cómo detectar autismo en un bebé

como-detectar-autismo-en-bebes

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por la presencia de deficiencias cualitativas en la interacción social y en la comunicación, comportamiento caracterizado por patrones repetitivos y estereotipados, y un repertorio restrictivo de intereses y actividades. La detección precoz de este trastorno es fundamental para un conseguir una mejor evolución del trastorno. En la actualidad son muy pocos los niños que llegan a los servicios especializados de diagnóstico antes de los 3 años de edad.

Continuar Leyendo…

Qué puedo hacer con los sentimientos negativos cuando me comunico con mi pareja

celos-en-la-pareja

En las relaciones de pareja un aspecto clave para el buen funcionamiento relacional es la comunicación, y dentro de ésta nos encontramos con la dificultad que a veces entraña el manejo de los sentimientos negativos.

Por tanto, la primera pregunta que debemos plantearnos es ¿qué entendemos por emociones negativas? La respuesta a esta pregunta sería que éstas se caracterizan por tener un componente desagradable o de dolor cuando se experimentan producido por un desencadenante externo o interno que ha causado la frustración de determinados objetivos vitales o que supone una amenaza, lo cual lleva a que se pongan en marcha una serie de herramientas a nivel cognitivo, fisiológico y conductual con el objetivo de encontrar una solución ante el problema. Es decir, tienen un valor de supervivencia que nos permite adaptarnos a nuestro medio, ya que son como esa señal de alarma de que algo no va bien y requiere nuestra atención para buscar maneras de solventarlo. Al igual que sucede con el dolor físico cuando tenemos una herida para que nos demos cuenta y poder curarla, lo mismo ocurre con las emociones negativas. Continuar Leyendo…