Cleptomanía

¿Tiene necesidad de robar aunque no lo necesite? ¿El impulso de robar es para cualquier objeto, sin importar su valor económico? ¿Siente tensión antes de realizar el robo? ¿La sensación posterior es de bienestar, gratificación o liberación? ¿Tienen esos objetos algún valor personal? ¿Le da uso a los objetos hurtados, o se desprende ellos y no los usa? ¿Tendría el dinero suficiente para adquirir estos objetos? ¿En algunas ocasiones, acumula los objetos robados o los devuelve sin más? ¿Planifica los robos? ¿Toma medidas especiales para evitar que le arresten?


Descripcion del trastorno

La cleptomanía es un trastorno psicológico por el cual la persona que lo sufre tiene una conducta repetitiva de apropiarse de aquello que le es ajeno. El momento del robo se convierte en sí mismo en la finalidad del acto, no persiguiendo un enriquecimiento personal ni el perjuicio de la persona a quien roba. Se trata de un trastorno del control de los impulsos, por lo que se ve irremediablemente obligado a sustraer cualquier objeto independientemente de su valor; un impulso a satisfacer rápidamente cuando se encuentra en un lugar propicio para ello, sin necesidad de premeditación ni planificación.

Es más común en mujeres que en hombres y suele iniciarse en la adolescencia.

Con frecuencia, la cleptomanía suele presentarse junto con otros trastornos: del estado de ánimo o del comportamiento alimenticio, haciendo más complicado establecer un diagnóstico claro y dificultando los resultados esperables del tratamiento.


Abordaje terapéutico

Para el tratamiento de la cleptomanía se aplican las siguientes técnicas:

  • Técnicas de relajación y respiración: con el fin de aumentar el control ante situaciones de estrés y ansiedad previos a cometer el acto de sustracción, de forma que consiga rebajar esas sensaciones físicas que le incitan a cometer el acto.
  • Terapias cognitivas: controlar los pensamientos previos al acto delictivo, usando técnicas como la detención de pensamiento (se le entrena a identificar cuándo tiene ideas intrusivas negativas, para detenerlas utilizando una palabra clave).
  • Terapias conductuales: reaprender a permanecer en los lugares donde normalmente solía robar, sin caer en ello, empleando la desensibilización sistemática.
  • Técnicas de comunicación: aprender a expresar de forma positiva y constructiva la tensión interna; mejorar las habilidades sociales, aumentando así su círculo de amistades y con ello contar con un mayor número de apoyos para superar la enfermedad.
  • Psicofármacos: Tratar deficiencias de la serotonina relacionada con el control de impulsos y emociones para estabilizar el estado de ánimo del paciente.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies