Fobia Social

 

¿Sientes temor a las situaciones que implican desconocidos o mucha gente? ¿Temes poder hacer el ridículo y que todos se den cuenta?

¿Evitas estas situaciones siempre que puedes? ¿Te genera un malestar de una intensidad elevada?


Breve descripción del trastorno

La fobia social es un miedo irracional y duradero a una o más situaciones sociales en las que exponerse a ser observado por los demás, por lo que, se experimenta el temor de hacer algo o de comportarse de alguna manera que resulte humillante o embarazosa.  Pueden darse crisis de angustia.

Hay dos tipos:

  1. Fobia social generalizada: El miedo aparece en cualquier situación en la que hay que relacionarse con otros como: andar por una calle muy transitada, montar en tren o en bus…
  2. Fobia social situacional:  El miedo aparece en situaciones concretas. Por ejemplo, al hablar en público, al iniciar conversaciones con desconocidos o cuando te diriges a personas de autoridad.

 Síntomas destacados:

  • Temor a todas las situaciones o sociales o algunas específicas.
  • Evitación de actividades cotidianas por ese miedo.
  • Síntomas físicos de ansiedad: sudoración, palpitaciones, visión borrosa, ruboración…
  • Pensamientos distorsionados sobre que los demás piensan que hacemos el ridículo, que se fijan mucho en nosotros…

La fobia social suele aparecer a mitad de la edad adulta, a veces cuando se ha tenido timidez  o inhibición social en la infancia. Puede aparecer de manera brusca después de vivir una experiencia estresante o humillante, o bien puede hacerlo de forma lenta y progresiva. A menudo persiste durante toda la vida, sobre todo por la creencia de que es una característica de la personalidad que no puede modificarse, pero a veces desaparece total o parcialmente durante la edad adulta. La intensidad del trastorno y sus consecuencias en la actividad diaria dependen principalmente de los acontecimientos vitales estresantes y de las exigencias sociales del lugar o la profesión.


Propuesta de abordaje terapéutico

El objetivo para tratar la fobia social sería eliminar los efectos de las malas experiencias vividas que han generado ese miedo, reduciendo las respuestas de ansiedad ante las situaciones sociales problemáticas o su anticipación mediante la exposición, técnicas de control de la ansiedad (relajación, resolución de problemas…) y reestructurar las ideas distorsionadas que se han generado acerca del miedo y de lo que piensan los demás. También sustituir el comportamiento hacia el miedo (evitación, limitación de actividades) por un comportamiento saludable y adaptativo, promoviendo  la adquisición y/o la utilización de habilidades de interacción social necesarias para un funcionamiento adecuado. Todo esto se basa en la psicoeducación, explicar a la persona la relación que existe entre nuestros pensamientos, emociones y conductas. Generar sentimientos de autoeficacia y aumentar la autoestima para sentirse más seguro a la hora de exponerse a esas situaciones. Trabajar y desarrollar habilidades sociales para relacionarse con los demás de una manera adecuada y segura y poder afrontar así las complicaciones que pueden darse con los demás.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies