Trastornos Adaptativos

¿Se siente nervioso, preocupado o inquieto por algún acontecimiento estresante desde hace más de tres meses? ¿Se siente con una combinación de ansiedad y depresión? ¿Debido a un acontecimiento estresante se siente mal físicamente? ¿Se ha aislado socialmente o por el contrario exterioriza su malestar con conductas antisociales?


Descripcion del trastorno

Consiste en la presencia de síntomas frente a situaciones de estrés que van más allá de  lo que el individuo puede manejar con sus recursos habituales y que afectan el funcionamiento global de la persona, provocando un deterioro significativo de la actividad social, profesional o académica de la persona. Se presentan a cualquier edad, y son muy frecuentes en la población general.

Los trastornos adaptativos se manifiestan con gran variedad de síntomas: estado del ánimo (desesperanza, tristeza, labilidad emocional, preocupación excesiva, ansiedad); conducta (reacción contra las reglas impuestas, agresividad); aislamiento social (inhibición, timidez excesiva); síntomas físicos (insomnio, agitación, palpitaciones, dolores de cabeza).

Los síntomas pueden persistir por un período prolongado de tiempo, más de 6 meses, si aparecen en respuesta a: un estrés crónico (como una enfermedad médica incapacitante y crónica); o a un estrés con repercusiones importantes (dificultades económicas y emocionales a partir de un divorcio). El estresante puede ser un acontecimiento simple (finalización de una relación sentimental) o deberse a factores múltiples (dificultades importantes en los negocios y problemas conyugales).

Los estresantes son a veces puntuales (asociados a crisis estacionales en los negocios) o continuos (vivir en un barrio de criminalidad elevada). El estresante puede afectar a una persona, a una familia, a un grupo o comunidad (catástrofe natural). También hay estresantes dependientes de acontecimientos específicos del desarrollo (ir a la escuela, abandonar el domicilio familiar, casarse, ser padre, fracasar en los objetivos profesionales, jubilarse).

Dependiendo de las manifestaciones predominantes se recurre a los subtipos señalados en el DSM IV. Por la duración de los síntomas puede ser agudo o crónico.


Abordaje terapéutico

La psicoterapia cognitiva es el tratamiento de elección. El principal objetivo es recuperar el nivel de funcionamiento que la persona tenía antes de iniciarse el trastorno adaptativo. El objetivo es “adaptarse” a la nueva situación de vida o bien “suprimir” el estresor. La meta más importante es proporcionar un contexto seguro y atemporal, donde la persona pueda afrontar la situación adversa y aprender a manejar y regular las emociones negativas asociadas con ella. Se pretende no sólo que la persona logre superar el acontecimiento estresante y las consecuencias que éste ha tenido en tu vida, sino también que pueda aprender de lo sucedido, de forma que salga fortalecida de esta situación.

La Técnica de resolución de problemas y toma de decisiones se utiliza para posibilitar la reducción o la eliminación del estresor. Las técnicas psicoeducativas, técnicas de solución de problemas y la reestructuración cognitiva, aportan medidas que facilitan la adaptación, refiriéndose especialmente a aquellos estresores que no pueden ser eliminados (por ejemplo, cuando una persona se encuentra cuidando de un pariente enfermo), indicándose las medidas que ayuden a re contextualizar la situación. Las técnicas de relajación, facilitación de la verbalización de los miedos y emociones y exploración del significado que el estresor tiene para la persona, todas ellas son apropiadas para cambiar la respuesta al estresor mediante la reducción de los síntomas y el cambio del comportamiento.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies