Trastorno de la Personalidad por Dependencia

Cuando reflexiono sobre estas preguntas identifico positivamente en ellas los comportamientos, la conducta y la forma de pensar o actuar que puedo tener yo u otra persona y que son habituales a lo largo de la vida:

  1. ¿Necesita siempre tener a una persona a su lado, pareja o familiar, para sentirse seguro?
  2. ¿Siente terror intenso ante la idea de sentirse abandonado?
  3. ¿Puede cambiar de idea fácilmente aún cuando ya tiene tomada la decisión?
  4. ¿No ha tomado nunca una decisión importante que afecte a su vida por sí mismo?
  5. ¿Está dispuesto a ceder en una discusión porque teme el rechazo en los demás?
  6. ¿No inicia nuevas actividades o proyectos por temor a que no salgan bien?
  7. ¿Es capaz de realizar cualquier tarea, aunque sea desagradable, por complacer a los demás, incluso a aquellas personas que no le agrada?
  8. ¿Le da miedo estar solo sin ninguna persona, pareja o familiar, a su alrededor?
  9. ¿En cuánto termina una relación importante busca urgentemente una nueva relación que le proporcione cuidados y apoyos?
  10. ¿Manifiesta una preocupación excesiva a que le dejen solo y tener que cuidar de sí mismo?

Breve descripción del trastorno

La CARACTERÍSTICA ESENCIAL de los trastornos de personalidad dependiente se encuentra en la necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno,  manifestando un comportamiento de sumisión y adhesión y  fuertes temores de separación.

Se inicia precozmente y se considera uno de los trastornos de la personalidad más extendido en ambos sexos.

Las personas que presentan este trastorno manifiestan una excesiva necesidad de que otros se ocupen de ellos, lo que les conduce a comportamientos de sumisión y temores excesivos al verse separado de los demás, viven presas de un sentimiento de insuficiencia, jamás valoran sus propios logros y se angustian ante la idea de actuar por su cuenta.

Son personas que evitan las responsabilidades, fomentan que los demás tomen todas las decisiones en las áreas importantes de su vida: elección de colegio, ocupación, empleo, amigos, domicilio, etc. Se podría decir que renuncian a tomar decisiones, incluidas las decisiones cotidianas, y las dejan en manos de los demás. Dóciles, pasivos, no son capaces de autoafirmarse en ningún plano de su vida. Subordinan las necesidades y deseos propios a la de aquellos de los que dependen.

Manifiestan una constante necesidad de seguridad y consejos excesivos. Se subordinan a una figura que consideran más fuerte y que les va a proporcionar cuidados, ante la posible separación o ausencia momentánea se sienten solos e indefensos. Es importante señalar el temor que sufren ante la idea de ser abandonados, no solo a los acontecimientos reales de ser abandonados. La perdida de una relación importante les produce tal desamparo que pueden llegar incluso a ideación suicida.

Nunca están en desacuerdo con los demás, son confiados y crédulos: “actitud ingenua”. Ignoran los problemas y las situaciones conflictivas.

Se ven a sí mismo débiles, frágiles e inadecuados; no tienen confianza en sí mismo y menosprecian sus actitudes y competencias. Mantienen sentimientos de incomodidad al encontrarse solos, este sentimiento es causado por un temor exagerado a ser incapaz de cuidar de sí mismo. Es muy importante establecer que en este tipo de trastornos, la persona que lo padece debe sentir un malestar obvio y significativo, a la vez que realiza esfuerzos ingentes para evitar estar solo.

Su pensamiento es poco elaborado, sin competencias para resolver o manejar situaciones estresantes.

Pueden presentar trastornos depresivos, de ansiedad y de adaptación.

Se debe distinguir del Trastorno Limite de la personalidad que también temen estar solos pero los dependientes además quieren que sean los otros los que asuman una función de control y de decisión. Los dependientes son más sumisos que autodestructivos ante las posibles amenazas de separación.

A diferencia de los Trastornos de personalidad por evitación que sienten temor y miedo al rechazo, los dependientes buscan nuevas relaciones en lugar de evitarlas y la sustituyen rápida e indiscriminadamente cuando han acabado.

Abordaje Terapéutico

Los abordajes terapéuticos de cualquier trastorno mental o alteración del estado de ánimo o la conducta siempre deben ser realizados por un profesional en la materia.

Estos pacientes acuden normalmente a causa de los síntomas de depresión o ansiedad que suelen sufrir, sobretodo los provocados por separaciones o abandonos.

En cuanto a la relación terapéutica puede parecer fácil tratar este trastorno dentro de la relación paciente terapeuta, ya que es fácil comprometerlos con el tratamiento, son cooperadores y sin embargo, posteriormente se ve obstaculizada debido a la dependencia de estos pacientes, resistiéndose a asumir una mayor autonomía.

El tratamiento se llevara a cabo desde un abordaje circunscrito a la Terapia Cognitiva-Conductual, en primer lugar, le ayudaremos a identificar sus esquemas cognitivos disfuncionales, estableciendo metas que sea asumible por el propio paciente. Posteriormente de desarrollo de la terapia se basara en los programas de Habilidades Sociales y Asertividad que ayuden a aumentar su autoeficacia y autoconfianza, y pueda ser capaz de relacionarse de forma estable y adecuada.

Añadiremos un programa de reestructuración de sus pensamientos que aparecen al intentar emprender cualquier tarea, así como de exposición gradual a las situaciones provocadoras de ansiedad utilizando herramientas como la resolución las resistencias que pueden aparecer al intentar que sea una persona asertiva y autónoma. Así mismo, la finalización de la terapia debe ser gradual al ser personas cuyos esquemas de creencias y pensamientos se basan en la dependencia y se mantienen por la creencia en la falta de progresos sin la persona adecuada.

La terapia de Grupo ayuda a disminuir la dependencia y dentro de ella se entrenara en habilidades sociales y asertividad.

Siempre se debe considerar en cualquier actuación que se lleve a cabo que es común a todos los trastornos de personalidad la falta de autoconciencia que tienen los pacientes, ya que vendrán a consulta normalmente derivado por un familiar o persona cercana, este hecho es muy importante a la hora del abordaje terapéutico y la estrategia a seguir en el desarrollo de las sesiones.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies