Trastorno Histriónico de la Personalidad

Cuando reflexiono sobre estas preguntas identifico positivamente en ellas los comportamientos, la conducta y la forma de pensar o actuar que puedo tener yo u otra persona y que son habituales a lo largo de la vida:

  1. ¿Se considera muy sociable siendo “el alma de la fiesta” en donde este?
  2. Si se encuentra en una fiesta ¿suele hablar con todos los invitados?
  3. ¿Tiene fama de ser atractivo sexualmente a las personas de ambos sexo?
  4. ¿Sus sentimientos cambian a menudo de manera brusca e inesperada sin razón evidente?
  5. ¿Se viste para destacar del resto?
  6. ¿Hace excesiva referencia en sus conversaciones a su aspecto personal?
  7. ¿Muestra sus sentimientos para que los demás lo vean?
  8. ¿Le influye fácilmente las sugerencias de los demás?
  9. ¿Hace nuevos amigos íntimos rápidamente?
  10. ¿Se siente mal cuando no es el centro de atención sea cual sea la reunión?

Breve descripción del trastorno

La CARACTERÍSTICA ESENCIAL de este tipo de trastorno es una excesiva preocupación por la atención y el aspecto físico. Emotividad generalizada y excesiva.

Más común entre las personas separadas o divorciadas que entre las casadas. Dándose más a menudo en las mujeres, aunque esta diferenciación podría deberse más a nuestras expectativas sociales.

Este patrón empieza al principio de la edad adulta y se da en diversos contextos.

El trastorno Histriónico de personalidad muestra a personas volátiles, intolerante con la inactividad, impulsivo y altamente emotivo y teatral. Es frecuente la expresión exagerada de emociones. Buscan constantemente ser admirados por los demás y adoptan conductas inapropiadas.

Solicitan activamente elogios y manipulan a los demás para obtener atención y aprobación: coquetos vanidosos y seductores. Establecen con facilidad relaciones poco elaboradas y fantasías sobre aventuras o romances sexuales que no se ajustan a la realidad. Mantienen una conducta seductora inapropiada y una búsqueda insaciable por ser el centro de atención en cualquier contexto. Utilizan comportamientos como la manipulación, la intimidación, el estallido colérico o las amenazas de suicidios que le garanticen que ellos son lo que se consideran “el alma” de cualquier reunión o fiesta, sin embargo, experimentan un terrible malestar cuando transcurre demasiado tiempo sin que hayan recibido la atención que demandan.

En general las personas que padecen este tipo de trastorno tienen facilidad para hacer amistades que pasa rápidamente de lo que él cree gran intimidad al olvido o desprecio más absoluto. Parecen poco sinceros, los demás los perciben como superficiales carentes de autenticidad y abiertamente dependientes.

Evitan pensar sobre su mundo interior, emiten juicios irreflexivos, frecuentemente están influenciados por las condiciones del entorno o por ideas y opiniones de los demás, esto puede causarle problemas sociales o laborales. Carecen de estabilidad emocional siendo por tanto, sus relaciones interpersonales tormentosas y muy insatisfactorias.

“Fachada” socialmente atractiva, su rol en las relaciones sociales es la de ser “el compañero atractivo” debido a la preocupación exagerada por parecer físicamente atractivo. La apariencia física la utiliza como medio para garantizar ser el objetivo de las miradas y de las conversaciones.

En estas personas las emociones son cambiantes y superficiales, son animados y la impulsividad les lleva a tomar decisiones demasiado rápidas y tienden a entusiasmarse con la misma facilidad con la que se enfadan o se aburren. Las emociones involucradas no están limitadas a las que podemos señalar como negativas, sino que se mueven de la ansiedad, depresión o irritabilidad al entusiasmo, calidez o alegría.

Estos pacientes presentan con frecuencia trastornos depresivos y somatizaciones.  Pueden alcanzar unos grados de ansiedad que se llegan a confundir con crisis de pánico. Los intentos de suicidio para llamar la atención son frecuentes.

Se diferencia del Trastornos Narcisista de la personalidad porque este utiliza la alabanza para aumentar su autoestima ya que subyace el hecho de considerarse superior.

Del Trastorno límite de la personalidad  porque este se caracteriza por la conducta autodestructivas y coléricas en las relaciones personales. Y del trastorno dependiente de personalidad porque no se muestran con la excesiva teatralidad emocional en su intentos de que otros tomen decisiones y organicen sus actividades por ellos.

Abordaje Terapéutico

Los abordajes terapéuticos de cualquier trastorno mental o alteración del estado de ánimo o la conducta siempre deben ser realizados por un profesional en la materia.

Frecuentemente acuden por la perturbación que les ha producido la perdida de una relación. Es importante en la relación terapéutica no caer en el papel de salvador que demandan las personas con este tipo de trastornos sino emplear de forma coherente la cooperación y el descubrimiento guiado que eviten la dependencia.

Desde el inicio debemos prestar atención a dos cuestiones fundamentales en este tipo de trastornos de la personalidad. La primera es que suelen presentar su síntomas, sus pensamientos y acciones como si fuesen entidades externas impuestas: “estas cosas siempre me pasan a mi”. La segunda, es importante como los ven los demás porque es más fácil para ellos informar desde el punto de vista del otro.

Al utilizar la Terapia Cognitiva-Conductual en el abordaje terapéutico, nos centraremos en la modificación de la conducta interpersonal así como en el programa de reestructuración del pensamiento, de su forma de percibir y procesar las experiencias, es una meta importante ayudarle a pasar del estilo de pensamiento global a un pensamiento más centrado en el detalle.

En este tipo de pacientes son necesarias las técnicas de reforzamiento positivo para aquellas actitudes alternativas a las histriónicas. Juegos de roles y técnicas de manipulación de imágenes ya que son muy imaginativos ello facilita el trabajo. Se añade técnicas que ayuden a distinguir la realidad de las fantasías. Dos cuestiones fundamentales en el desarrollo de las terapias: intentar centrar su atención en un asunto cada vez y su tendencia a presentar el relato dramático de los sucesos de la semana.

Técnicas de control de impulsos y entrenamiento en resolución de problemas. Entrenamiento en habilidades sociales y así como técnicas de control y gestión de emociones, que ayuda a usar sus emociones de forma más constructiva, todo ello encaminado a fortalecer su auto eficacia, identidad y prestar atención a sus deseos, a sus metas y a su identidad. Hay que considerar que los Histriónicos están acostumbrados a manipular las relaciones con crisis emocionales, siendo esta su forma de conseguir lo que desean. A través del entrenamiento en habilidades sociales se le ayudara a detectar estos comportamientos y a conseguir lo que quieren de una forma más asertiva. Este entrenamiento es más oportuno realizarlo en grupo. El entrenamiento asertivo les ayudara a centrar sus deseos que normalmente están centrados en obtener la atención de los demás.

En general, la terapia suele durar entre uno a tres años. Puede ser útil incluir terapia de pareja.

Siempre se debe considerar en cualquier actuación que se lleve a cabo que es común a todos los trastornos de personalidad la falta de autoconciencia que tienen los pacientes, ya que vendrán a consulta normalmente derivado por un familiar o persona cercana, este hecho es muy importante a la hora del abordaje terapéutico y la estrategia a seguir en el desarrollo de las sesiones.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies