Trastorno Narcisista de la Personalidad

Cuando reflexiono sobre estas preguntas identifico positivamente en ellas los comportamientos, la conducta y la forma de pensar o actuar que puedo tener yo u otra persona y que son habituales a lo largo de la vida:

  1. ¿Cree que tiene ideas excesivamente avanzadas en relación a otras personas?
  2. ¿Cree que nadie ha reconocido suficientemente las cosas que ha hecho?
  3. ¿Hay escasas personas que entienden sus habilidades especiales?
  4. ¿Piensa que la gente debe admirarle por las cosas que dice o hace?
  5. ¿Cree que debe ocupar siempre un sitio relevante en función de lo importante que es?
  6. ¿Cree que la gente debe estar dispuesta a hacer de forma inmediata lo que solicita?
  7. ¿Cree que alguna persona de entorno se pueda sentir herida por lo que pueda decir?
  8. ¿Cree que lo que otros consiguen es por lo que se llama la “suerte del mediocre”?
  9. ¿Se siente una persona intelectualmente superior?
  10. ¿Suele aprovecharse de otros para alcanzar sus objetivos?


Breve descripción del trastorno

La CARACTERÍSTICA ESENCIAL de los Trastornos narcisista de la Personalidad es un patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía. Empieza al comienzo de la edad adulta y se da en diversos contextos. Estas personas manifiestan una sobreestimación de sí mismo. Muestran una falta de atención hacia los sentimientos de los demás, a la vez que una indiferencia presuntuosa hacia los derechos de los otros. Son arrogantes, se sienten por encima de las normas de convivencias. Esperan recibir favores especiales sin asumir responsabilidades reciprocas, el convencimiento de que son especiales y superiores lleva a estas personas a esperar un trato deferente por parte de los demás. Poseen una gran imaginación desenfrenada en fantasías de éxito, belleza o amor, ajustándose mínimamente a la realidad, llegando a mentir para mantener sus ilusiones. Hipersensibilidad a la valoración de las personas que tienen alrededor. Necesidad excesiva de ser admirado. Sus conductas se verán afectada por el déficit de cooperación e interacción social recíproca, lo mismo que por los excesos de conductas exigentes, autocomplacientes y a veces agresivas que serán sus fuentes de conflictos en las relaciones sociales. No toleran las críticas, ante la más mínima señal de desaprobación o de falta de admiración se muestran irritables, reaccionan de forma agresiva o pseudodepresiva. Se creen una persona de merito especial (única) que merece una gran admiración, comportándose de forma grandiosa, tienen un elevado concepto de sí mismo a pesar de ser visto por los demás como egocéntricos, desconsiderados y arrogantes. En sus interacciones utilizan estrategias de afrontamiento de la realidad intentando la justificación de errores y fracasos para volver al punto de la reafirmación personal de ser excepcional y único. Su estado de ánimo suele ser despreocupado, indiferente, suelen poseer una gran frialdad excepto cuando se ve amenazada su confianza apareciendo entonces por breves momentos ira, vergüenza o vacio. Envidiosos y descalificadores con los demás aunque creen profundamente que son ellos los envidiados, infravaloran a los demás. En definitiva, tienden a infravalorar, explotar y culpar a otros sí no consiguen lo que creen merecer, son ingratos y faltos de generosidad. Se comportan como verdaderos tiranos. En sus relaciones sociales solo se tratan con aquellas personas que consideran relevantes. En sus relaciones de amistad o sentimental se relacionan con quien refuerce su autoestima. Pueden padecer trastornos depresivos o distímicos o estados hipomaniacos coincidiendo con épocas de grandiosidad. Puede asociarse a anorexia nerviosa y trastornos por abuso de sustancias. Su diagnóstico diferencial de Trastorno antisocial de la personalidad en cuanto que estos explotan a los demás según sus objetivos materialistas y basadas en la visión de que los otros le harían lo mismo a ellos. No buscan ser admirados. Del trastorno histriónico de la personalidad es que en estos se da una necesidad de aprobación mientras que los narcisistas sienten necesidad de admiración, además de manifestar un excesivo orgullo de sus logros y desprecio por los derechos y sensibilidades de otras personas, Por último, se diferencia del trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad ya este se caracteriza por esfuerzos de alcanzar la perfección y la creencia de que los demás no pueden hacer las cosas bien. Opuesta a la creencia narcisista de haber alcanzado ya la perfección.


Abordaje Terapéutico

Los abordajes terapéuticos de cualquier trastorno mental o alteración del estado de ánimo o la conducta siempre deben ser realizados por un profesional en la materia. Suele ser el trastorno de la personalidad que menos solicita tratamiento, salvaguardan su estado emocional ya que suelen echar la culpa a los demás de sus problemas o fracasos. Los objetivos clínicos que nos marcaremos dentro de la Terapia Cognitiva-Conductual, en primer lugar, es importante establecer una alianza terapéutica equilibrada y cooperativa, esta cuestión es extremadamente difícil al tener el sentido de superioridad así como déficit importantes en las interacciones. Posteriormente, trataremos de fijar la alianza terapéutica ayudándole a manejar los problemas por los que en principio busca ayuda (emocionales, de relación, etc.). Emplearemos dentro de esta terapia cognitiva la formula que le haga comprender las dificultades de su estilo de vida, del proceso de pensamiento que se da en el trastorno y de las conductas asociadas junto al afecto disfuncional. Plantearemos la reestructuración de la percepción de su autoimagen grandiosa y de los procesos de pensamientos y creencias desadaptativas, la exageración de la importancia que da a su evaluación por parte de los demás. Las Técnicas Cognitivas empleadas que no serán de gran utilidad: la exposición gradual a la concepción positiva (no grandiosa) de su identidad tanto por parte de la persona con este tipo de trastornos como de quienes les rodean. Programas que aumenten la empatía, una mayor empatía hacia los demás conllevara a la correspondiente reducción de conductas abusivas, a todas ellas, sumaremos Técnicas de Habilidades sociales, asertivas.. Durante el proceso terapéutico hay que añadir una fase en la que se pueda tratar su hipersensibilidad a la evaluación, manteniendo una concepción positiva de si mismo pero no grandiosa. Y la terapia no estaría completa si no se incluyese la modificación y la prevención de conductas destructivas, ya sean físicas o psíquicas, hacia los otros. Es importante valorar la posibilidad de incluir terapia de pareja o de familia. La terapia cognitiva-conductual es muy prometedora a la hora de modificar los rasgos psicológicos esenciales en este tipo de trastornos. Siempre se debe considerar en cualquier actuación que se lleve a cabo que es común a todos los trastornos de personalidad la falta de autoconciencia que tienen los pacientes, ya que vendrán a consulta normalmente derivado por un familiar o persona cercana, este hecho es muy importante a la hora del abordaje terapéutico y la estrategia a seguir en el desarrollo de las sesiones.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies