Trastorno Obsesivo Compulsivo

¿Siente una preocupación permanente que no cesa si no realiza algún comportamiento como lavarse las manos, rezar, tocar…? ¿Siente que no puede controlar los pensamientos que se le vienen a la cabeza? ¿Dedica un tiempo excesivo en realizar las conductas que le calman? ¿Le afectan a la hora de realizar actividades con normalidad?

¿Con qué frecuencia le ocurre esto? ¿Le genera un malestar de intensidad elevada?


Breve descripción del trastorno

El TOC se caracteriza por la presencia de obsesiones o compulsiones continuas lo suficientemente graves como para provocar pérdidas de tiempo importantes  que provocan que se deteriore la actividad general.  En algún momento se reconoce que estas obsesiones o compulsiones son exageradas o irracionales.

Síntomas destacados

  • Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos intrusivos, que son considerados como inaceptables (inmoral, amenazante…) y absurdas y que pueden ser provocadas por situaciones externas o no.  Aparecen sin desearlo y pueden estar expresadas en forma de palabras y frases o en forma de imágenes. Tienen la característica de tener la duda permanente o incertidumbre.
  • Las compulsiones son las conductas o rituales que se hacen para aliviar el contenido obsesivo. Son comportamientos voluntarios y metódicos, que pueden llegar a ser muy organizados y elaborados y que tienen como fin reducir la posibilidad de que suceda la catástrofe temida o bloquear la ansiedad causada por la propia obsesión. En ocasiones, la persona puede intentar resistirse a ejecutar  estas conductas, pero, finalmente, las acaba haciendo. Las compulsiones pueden realizarse físicamente, como lavarse las manos o comprobar que el teléfono está bien colgado, y mentalmente, como hacer operaciones mentales o rezar.

Suele iniciarse en los hombres entre los 6 y 15 años y en las mujeres entre los 20 y 29 años. La mayor parte de las veces la aparición del trastorno es gradual. La mayoría de los individuos presentan un curso crónico con altas y bajas, con empeoramiento de los síntomas que pueden relacionarse con acontecimientos estresantes.


Propuesta de abordaje terapéutico

El objetivo central en el tratamiento del TOC es la reducción de la ansiedad y el malestar asociado a las obsesiones. Junto a este objetivo, será esencial bloquear las compulsiones y erradicar las conductas de evitación. Para esto es necesario realizar psicoeducación explicando la relación que existe entre nuestros pensamientos, emociones y conductas y cómo se pueden modificar las consecuencias. Habrá que realizar una exposición deliberada a las situaciones temidas o evitadas –tanto a estímulos externos como internos– al mismo tiempo que se intenta prevenir la aparición de conductas neutralizantes. También es necesario modificar las creencias disfuncionales que le otorgan un significado amenazante a las intrusiones. Habría que tener cuidado con técnicas para aliviar la ansiedad como técnicas de relajación o detección del pensamiento porque podrían usarse como rituales a largo plazo. Involucrar a la familia sobre en qué consiste la enfermedad y cómo actuar es muy importante.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies