aceptar-la-muerte-con-conciencia-plenaDavid Soler, alumno del máster en Psicología Clínica y de la Salud, nos ofrece un interesante artículo sobre la aceptación de la muerte a través de la práctica de la atención plena.

Hoy en día, esta sociedad  tecnificada e ilustrada, no ha logrado descifrar uno de los grandes misterios que han acompañado al ser humano desde el despertar de su conciencia. La muerte y todo lo que ello conlleva sigue siendo un tema tabú y pareciera que estamos menos preparados para afrontar la muerte, el temor que esta genera y la aceptación de que es algo con lo que tenemos que vivir día a día, que en décadas anteriores. La necesidad de permanecer  siempre joven, el miedo al envejecimiento o la búsqueda incansable de una píldora milagrosa que alargue nuestra vida hasta la eternidad es prueba de ello.

Pero aunque la muerte se conciba en nuestras mentes como la antítesis de la vida, vida y muerte están íntimamente ligadas, no puede existir la una sin la otra. Desde el momento en que nacemos todo está en un continuo cambio. Si el ciclo vital es nacer, desarrollarse, reproducirse, envejecer y morir, haríamos bien aceptar cada etapa en su orden natural, dándole la importancia que se merece.

Actualmente, parece ser como si tratáramos de que la muerte pasara desapercibida. Por ejemplo, hace 25 años atrás, recuerdo vívidamente cuando mi madre me enviaba con la lista de la compra a la carnicería. La carnicera seccionaba con gran destreza un animal ensangrentado en frente mío. En la actualidad, estas escenas casi han desaparecido y cuando voy a comprar carne al Mercadona, esta permanece de un color armonioso, sin una mota de sangre, envuelto en celofán como una magdalena.  El tratar de extirpar e higienizar todo lo que rodea a la muerte sólo hace que la angustia al pensar en ella se incremente.

Estas “praxis” actuales restan normalidad a la hora de relacionarnos con el proceso de la muerte y de entenderlo como algo natural. La negación de cualquier realidad, como la muerte, solo evitará que nos relacionemos con armonía y naturalidad. La muerte debería de volver a vislumbrarse como necesaria. Esta mantiene un factor homeostático, natural y ecológico dentro del ciclo vital.

Desde la perspectiva de la atención plena como dice Siegel (2012), poner conciencia sobre la muerte nos puede ayudar a enriquecer nuestras vidas, pero necesitamos emplear esta conciencia de manera deliberada para apuntalar nuestro despertar y así tratar de mantener una perspectiva más armoniosa  tanto de la vida como de la pérdida.

El maestro vietnamita Thich Nhat Hanh propone que recitemos algunas frases, respirando despacio y con plena atención. Estas frases son:

  1. Está en mi naturaleza envejecer. No puedo escapar al envejecimiento.
  2. Está en mi naturaleza enfermarme. No puedo escapar a la enfermedad.
  3. Está en mi naturaleza morir. No puedo escapar a la muerte.

De este modo, nos ayudaríamos a tener una vida más plena, aunque relacionándola con esa aceptación de la muerte. La vida es fulgurante y pensar en la muerte nos puede ayudar a vivir la vida con más pasión y vitalidad. Otro ejercicio, que puede llegar a ser extremadamente liberador es visualizar la propia muerte. Estas meditaciones, nos servirán básicamente para relativizar la gravedad de los sucesos vitales, dar importancia a nuestra posición en la vida, valorar el aquí y el ahora, y aceptar la muerte como otra etapa más en nuestro ciclo vital.

Haciendo esto, podemos ir poco a poco asumiendo una verdad y transformando nuestro miedo a la muerte. Desde la atención plena, podemos llegar a una comprensión de que de hecho cada día estamos naciendo y muriendo, de que nada es estático y en la medida en que las cosas se transforman, algo nace y algo muere (Palomas, 2015).

Nuestro cuerpo, pensamientos, sentimientos, cada faceta de nuestra vida, se crea y se disuelve. La práctica de la atención plena nos permite entender que todo es transitorio, incluso nosotros mismo. Es el fundamento de la vida. Esto contribuirá a que poco a poco el miedo a la muerte se pierda y podamos enfrentar con serenidad y naturalidad su existencia, ayudándonos a aceptarla.

Palomas, M.T. (2015). Mindfulness para mayores. Barcelona. Ed: Kairos

Siegel,R. D. (2012). La solución mindfulness. Bilbao. Ed: Desclee de brouwe.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies