Llega la navidad y con ella el estrés de regalar. Es el momento de poner en marcha nuestro ingenio y decidir qué comprar a nuestros hijos tratando de evitar el síndrome del niño hiperregalado.

Como madres y padres queremos educar a nuestros hijos a valorar las cosas, transmitirles el esfuerzo para conseguirlas, el respeto y muchos otros valores que consideramos importantes para su vida adulta. Y, con algo tan simple como los regalos de Navidad podemos enseñarles grandes cosas.

Muchas veces ellos tienen claro qué quieren y escriben listas interminables de regalos que han visto en televisión o en el catálogo que les han dejado en la escuela o en el buzón de casa, pero ¿son cosas que desean de verdad o son solo caprichos?

Seguro que todas y todos en alguna conversación con otras mamás y papás o en algún artículo sobre crianza hemos oído hablar del síndrome de la niña o el niño hiperregalado. Un niño hiperregalado es aquel que acaba por no valorar lo que tiene, pierde la ilusión ante el aluvión de regalos que recibe e incluso puede volverse apático. Nuestros pequeños desarrollan elevados niveles de frustración y es muy habitual que con esta práctica les transfiramos la creencia de valorarse más por lo que tienen que por lo que son.

¿Cómo prevenirlo?

Gracias a dios no todos los niños que reciben muchos regalos desarrollan este síndrome pero no está demás aprender algunas pautas sencillas para prevenirlo.

Por ejemplo, observa a tu pequeño/-a cuando juega, seguro que sabes que es lo que más le gusta. Habitualmente a las niñas y a los niños les gusta reproducir actividades y conductas de adultos en sus juegos inventados, simulan ser doctoras y doctores, constructoras y constructores, cocineras y cocineros, etc. Ahí sin darse cuenta ya te están diciendo qué quieren; un kit de doctora o doctor, herramientas de construcción, utensilios de cocina, … ¡regala herramientas!

También puedes regalar experiencias. ¿Verdad que entre los adultos nos regalamos cajitas de aventura, de viajes, de experiencias gastronómicas, …? Podemos hacer lo mismo con nuestras hijas/-os. Escucha cuando nos piden ir a algún lugar y recuérdalo para convertirlo en un regalo único y pensado para ellos. Y, si además se lo presentamos de manera curiosa ¡Les encantará!

Teoría de los 4 regalos

Otro tema del que seguro hemos escuchado alguna cosa es la teoría de los 4 regalos.  Aplicando estos principios nos aseguramos de no regalar en exceso y prevenimos la sobre estimulación que supone abrir tantos regalos a la vez. Esta regla nos dice:

  • Regalar algo que quieran. Aquí escuchamos sus deseos, les observamos jugar y podemos darles aquello que les hace ilusión de verdad.
  • Regalar algo que necesiten. Esto lo tenemos fácil. Sabemos siempre que les hace falta a nuestros hijos, ¿verdad?. Es importante que pensemos de entre todo lo que necesitan qué les haría ilusión, no olvidemos que es navidad.
  • Regalar algo que para leer. Es importante motivar la lectura para fomentar un correcto desarrollo de la lectoescritura. Siempre debemos respetar una ley sagrada para esto, la lectura debe ser de algo que les interesa, sea sobre fútbol, sobre su equipo favorito, sobre moda, youtuber’s…..
  • Regalar algo que pueda llevar puesto. Esto también lo tenemos fácil, porque desde un disfraz que quiere hasta los zapatos que necesita, tenemos un amplio abanico de posibilidades.

¿Cómo gestionamos a la familia?

Por último, ¿Cómo controlamos la cantidad de regalos que reciben del resto de familiares y amigos? Podemos consensuar y ponernos de acuerdo entre todos para que haya un regalo en cada casa. A veces, esta preparación y organización previa entre los adultos puede convertirse en un ritual divertido, una cena o comida en la que además de pasarlo bien, se trabaje en equipo para conseguir unas navidades sin cientos de regalos que sabemos que acabaran guardados y olvidados.

Recordar, a pesar del estrés navideño, que más allá de los regalos y el consumo, lo más importante es pasar estos días disfrutando con nuestros hijos. El mejor regalo es siempre JUGAR JUNTOS. Felices fiestas.

Carla Álvarez Agón. Psicóloga Forense ISEP Clínic Terrassa. Col. nº 24812

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies