mi hijo es torpe¿Llevas escuchando que tu hijo es torpe desde que era un bebé y en el colegio también te lo siguen repitiendo? ¿Comienza a mostrar dificultades en otras áreas en la escuela? ¿Has escuchado hablar sobre la terapia psicomotriz?

Como bien sabemos, hay adultos más habilidosos para unas cosas y menos para otras. Lo mismo sucede con los niños. Encontramos niños que son especialmente hábiles con los números, con las manualidades, con los deportes… Pero también encontramos niños especialmente torpes con las actividades motrices y a menudo preocupa a padres y profesores.

Poco se suele oír hablar de la dispraxia, y es más habitual de lo que nos pensamos. La dispraxia es un retraso en el desarrollo de la coordinación de los movimientos. Los niños con dispraxia demuestran ser torpes, lentos o tienen dificultades al ejecutar diferentes movimientos. No obstante que nuestro hijo sea torpe, no debe preocuparnos más de lo necesario a no ser que repercuta en su día a día.Encontramos cuatro subtipos de dispraxia en función de la forma en la que se presenta:

  • Ideomotora: Se detecta que el niño tiene dificultades para realizar actividades simples en las que solo hay que realizar un paso para finalizar la actividad (ponerse una camiseta, meterse un zapato o peinarse).
  • Ideatoria: se refiere a la dificultad a la hora de realizar actividades en las que se requiere la realización de más de un paso para finalizar la acción. Podría ser por ejemplo: abrocharse los botones, atarse los cordones, escribir…
  • Oromotora: cuando los problemas se detectan a la hora de articular algunas palabras, es decir, a la hora de coordinar los músculos necesarios para esa articulación. Por tanto se manifiesta claramente cuando cuesta entender al niño cuando habla.
  • Dispraxia constructiva: los problemas surgen en la relación espacial y en la relación con el entorno.

Como podéis ver, la dispraxia suele ir relacionada con dificultades en otras áreas:

  • Área de la lectoescritura: suelen presentar dificultades en el grafismo y en la adquisición del proceso lector
  • Área del lenguaje: aunque existe la intencionalidad comunicativa, los niños muestran dificultades para articular algunos fonemas.
  • Emocionales: hay niños que suelen presentar algunos desajustes emocionales, fundamentalmente en la escuela. Es importante estar pendiente de esto y que desde la escuela se preste mucha atención.

A través de la terapia psicomotriz podemos intervenir en casos de dispraxia, ya que supone un espacio en el cual a través del juego como herramienta principal de trabajo, podemos practicar esas habilidades que se encuentran alteradas y que influyen en el desarrollo integral del niño.

¿Qué habilidades podemos trabajar?

  • Relaciones espaciales
  • Coordinación visomotora
  • Habilidades perceptivo manipulativas
  • Coordinación de extremidades superiores y superiores
  • Movimientos psicomotrices gruesos y finos
  • Tonificación global del cuerpo
  • Acción imitativa

Si tienes dudas o sospechas que tu hijo pueda tener alguna dificultad, no dudes en consultar con un profesional. Recuerda que cuanto antes se comience con la intervención, mejor pronóstico tiene.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies