psicología adultosEsta semana, Solei Castro Ruiz, ex-alumna de máster de Isep Formació, la cual realizó sus prácticas en Isep Clínic Barcelona, nos explica de qué se trata el Homesickness y cómo hacerle frente.

La experiencia de vivir en el extranjero es una situación que involucra muchos cambios y adaptaciones. Las personas que hemos tenido esta oportunidad nos encontramos frecuentemente mirando nuestras redes sociales, preguntándonos acerca de nuestros seres queridos, contando las horas de diferencia para saber a qué hora comunicarnos y asociando y buscando lugares, comidas y cosas parecidas a las de nuestro país, al cual llamamos hogar.

¿Por qué pasa esto? Homesickness es una palabra que, como muchas otras, no tiene una traducción literal al castellano y no tendría absoluto sentido si se tradujera. Pero los investigadores la han definido como un malestar emocional que la gente usualmente experimenta cuando se ve separada de su familia, de su círculo cercano de amigos y se encuentra en un ambiente totalmente desconocido.

Es común que las personas que se han mudado lejos de su hogar tengan una sensación de no encajar, de sentirse fuera de lugar y un anhelo por volver al lugar natal.

Este fenómeno complejo tiene diversas manifestaciones, ya sea a nivel emocional (sensación de soledad), cognitivo (pensamientos preocupantes del hogar y de las figuras importantes), social (aislamiento y evitación de las nuevas personas) o de salud física (pérdida de peso). Otros síntomas que podemos encontrar son: tristeza, ansiedad, irritabilidad o inquietud. Todo esto se relaciona con una disminución en el bienestar emocional del individuo.

Algunos estudios indican que hay algunas personas más propensas a sufrir de homesickness que otras y también la existencia de diferentes grados. Ciertos factores de personalidad juegan un importante rol en el desarrollo del homesickness tales como la introversión, la rigidez, la baja dominancia, la baja autoestima, la alta ansiedad y la inestabilidad emocional. Las personas con un apego inseguro y dependientes a terceros son más sensibles a poder desarrollar homesickness.

Pero, ¿qué podemos hacer ante esta situación? En algunas investigaciones que se han hecho se mencionan estrategias para combatirlo como son las siguientes: restructuración de la situación enfocándose en las oportunidades que el nuevo lugar aporta, compartir experiencias en pequeños grupos con personas que se encuentren en la misma situación, comunicarse con los seres queridos, enfocarse en mantenerse ocupado y distraído para evitar rumiaciones, así como buscar un círculo social de apoyo en el nuevo lugar de residencia.

Sin embargo, después de hablar con diferentes personas en esta misma situación, he recolectado algunas otras estrategias que más han usado y les han sido útiles:

  • Ver series o películas, sobre todo si son chistosas.
  • Ponerse de acuerdo para ver esa película o serie con alguna persona de tu país al mismo tiempo.
  • Llamar a los seres queridos, ya sea por teléfono, videoconferencias o vía whatsapp; recordar los buenos tiempos, ponerse al día.
  • Revisar las redes sociales y mirar fotos.
  • Mantenerse ocupado, llenar la agenda de variadas actividades, tener una rutina que haga más llevadero el día cuando se siente el homesickness.
  • Hacer ejercicio, deporte o alguna actividad recreativa y salir con amigos.
  • Encontrar algún sitio donde vendan la comida típica del lugar de origen, sentir esta familiaridad de nuevo.
  • Enfocarse en el estudio y el trabajo.
  • Enviar notas de voz por Whatsapp contando acerca de nuestro día, enviar fotos de cosas que nos hacen feliz estando en el nuevo lugar.
  • Dejar fluir la tristeza y llorar; sacar lo que uno lleva dentro.
  • Compartir este sentimiento con otras personas que igualmente están lejos de su hogar.
  • Convertir el lugar donde vivimos en nuestro nuevo hogar, colgar banderas, fotos y cosas que nos hagan sentir como en casa.
  • Salir a caminar escuchando música, disfrutar del nuevo lugar donde vivimos, ser turista y conocer nuestros alrededores.

Como se puede ver, muchas de las estrategias previamente mencionadas están relacionadas con el contacto que de alguna u otra manera se tiene con las personas, comidas y demás cosas que hemos dejado en el hogar. Por otro lado, el verse involucrado en el nuevo lugar de residencia mediante actividades y el contacto de nuevas personas.

Si bien Dorothy en el Mago de Oz lo decía ,‘’No hay lugar como el hogar’’, no hay que dejar que esto nos impida  a atrevernos a disfrutar de nuevas experiencias, conocer nuevas personas, aprender de una cultura diferente y sacarle el máximo provecho a nuestra estancia en este nuestro nuevo hogar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies