El subrayado tecnica-de-subrayadoes la técnica de estudio por antonomasia. Todos a lo largo de nuestra vida, tanto profesional como académica, hemos recurrido a esta técnica para desglosar ideas de un texto aun sin saber muy bien cuales destacar, realizándolo de forma rápida y sin lectura previa. Aunque parece muy evidente la tarea de subrayar, ya que todos lo hacemos, la finalidad o el método de realización no están claros, pues en numerosas ocasiones recurrimos a la intuición para dicho subrayado.

A continuación, se exponen aquellas cuestiones a tener en cuenta para realizar un subrayado de forma adecuada y con sentido.

  • ¿Para qué sirve subrayar?

La técnica del subrayado nos ayuda a dilucidar las partes más importantes de un texto mediante un trazo, ahorrando esfuerzo y llegando a comprender las ideas principales de un escrito de la forma más eficiente posible. Si aprovechamos bien dicha técnica y logramos comprender las ideas principales y secundarias de un texto, contribuiremos a fomentar un aprendizaje significativo y abandonaremos la práctica de la memorización sin comprensión ni relación conceptual.

  • ¿Qué y cuánto debemos subrayar?

La extensión del subrayado no es fija, por tanto, lo que debemos tener en cuenta es que en dicho subrayado se encuentren, fundamentalmente, las ideas principales y secundarias del texto (nos ayudan a ampliar o aclarar la idea principal). Para saber si las ideas que hemos subrayado son las principales de ese texto, lo correcto sería, otorgar a cada párrafo un “titulo”, y si lo que hemos subrayado responde a ese título, es que éste, está bien hecho. De esta manera, realizamos unas acotaciones al margen a modo de señalización, haciendo posible el seguimiento de las ideas principales del texto.

  • ¿Cómo debemos subrayar?

Antes de empezar a subrayar debemos hacer una lectura previa del texto (fijándonos en palabras en negrita y estructura del texto) y posteriormente efectuar un lectura comprensiva para poder realizar el subrayado con sentido. Si empezamos a subrayar sin saber previamente de qué va el texto, cometeremos el error de destacar cuestiones sin importancia.

Este subrayado puede realizarse con distintos colores o marcas para diferenciar la importancia de las ideas o su jerarquización, teniendo en cuenta que esta técnica pretende que el estudio posterior sea lo más eficiente posible.

Existen multitud de formas de realizar un subrayado, en el caso de desconozcas dichas posibilidades, coméntalo con un pedagogo/a para que te oriente en la práctica de dicha técnica y su versatilidad.

Como sabemos, el estudio de una materia es arduo y necesitamos distintos recursos para poder ayudar a nuestra mente en la asimilación de conceptos. En este sentido, esta técnica favorece al estudio activo y a la comprensión de un texto, captando lo esencial de éste. Además, fija nuestra atención y hace que desarrollemos nuestra capacidad de síntesis. Por tanto, aunque el subrayado parezca fácil o incluso a veces prescindible, debemos recordar que nuestra mente necesita ser ejercitada, sin llegar a fatigarla. Por tanto, llevar a cabo técnicas de estudio adecuadas y una buena planificación, ayudarán a que esta tarea sea más amena y significativa.

Si necesitas orientación sobre técnicas de estudio, en ISEP Clínic Málaga disponemos de profesionales que podrían ayudarte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies