Los diagnósticos en trastornos del aprendiaje, son relativamente freuentes entre los alumnos, fundamentalmente en la etapa de Educación Primaria. Recibir un diagnóstico como tal, puede tranquilizar porque da respuesta a las dificultades con las que se lleva tiempo lidiando, pero también acarrea preocupaciones, incertidumbre y necesidad de aclarar algunos conceptos.

Los trastornos del aprendizaje son aquellos que afectan en el proceso de aprendizaje del niño, generando complicaciones a la hora de recibir, procesar o almacenar información.

A menudo, las dificultades que conllevan un trastorno del aprendizaje, pasan desapercibidos y se relacionan con la falta de madurez hasta que los niños comienzan a aprender a leer y escribir. No obstante, en el colegio se suelen detectar signos de alerta que ayudan a realizar un diagnóstico temprano.

¿Qué podemos detectar desde la escuela o desde casa?

  • Poca precisión en la lectura de palabras
  • Lentitud o extrema velocidad en la lectura
  • Mala comprensión lectora
  • Dificultades ortográficas
  • Incorrecta utilización de los signos de puntuación
  • Poca claridad en la expresión escrita
  • Complicaciones a la hora de memorizar operaciones aritméticas
  • Poca precisión y fluidez en cálculo
  • Dificultades en el razonamiento matemático

Si los profesores o padres detectan estos signos de alerta, es conveniente consultar con un especialista, pueden ser muy útiles como medida preventiva o para detectar posibles dificultades con la mayor antelación.

¿Qué trastornos del aprendizaje podemos encontrar en las aulas?

  • Trastorno de la lectura: alteración en los procesos léxicos, semánticos y sintácticos.
  • Trastorno de la expresión escrita: es una alteración en la capacidad de la expresión escrita, reflejándose en aspectos como la composición, gramática, puntuación, organización de la información, ortografía y la caligrafía.
  • Trastorno del cálculo: se da cuando hay una alteración en el aprendizaje de la aritmética, es decir en suma, resta, multiplicación y división.

Además hay otros trastornos como el TDAH que están muy relacionados con los trastornos específicos del aprendizaje.

¿Cómo responde la escuela?

El colegio tiene dos funciones esenciales: prevención e intervención. La primera, es muy importante, ya que los niños pasan mucho tiempo dentro de las aulas y es el lugar de aprendizaje más importante junto con la educación que reciben en casa. Por eso hay que tener en cuenta los signos de alerta.

Para la función de intervención, es importante que en el colegio conozcan qué niños tienen trastornos del aprendizaje para que se puedan tomar las medidas necesarias. Los niños con un trastorno del aprendizaje, necesitan unos recursos concretos a nivel metodológico y han de ser asesorados por equipos psicopedagógicos especializados.

La clave para el aprendizaje no es bajarles el nivel de exigencia, sino la forma en la que se les presenta la información o se les evalúa para que puedan dar lo mejor de sí mismos.

No dudes en consultarnos si crees que tu hijo o alumno podría tener dificultades en la lectura, en la expresión escrita o en el cálculo. Recuerda que cuanto antes se detecta y se interviene, mejor pronóstico tiene.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies