Trastorno de Rumiación

¿Después de haber tragado la comida la devuelve a la boca? ¿Lo lleva haciendo desde por lo menos 1 mes atrás? ¿Empezó a realizar la conducta después de los 3 meses de vida? ¿Podemos descartar enfermedad gastrointestinal? ¿Tiene dificultad para mantenerse en el percentil correcto de peso para su edad? ¿Tiene dificultades para coger peso? ¿Le huele el aliento? ¿Presenta problemas dentales? ¿Durante la regurgitación estira y arquea la espalda con la cabeza colgando hacia atrás? ¿Produce movimientos de succión con la lengua para regurgitar?


Descripción del trastorno

Este es un trastorno que consiste en devolver los alimentos a la boca después de haber sido ingeridos, para masticarlos otra vez y volverlos a tragar. Esta regurgitación no se asocia a náuseas, arcadas ni a enfermedades gastrointestinales. Para poder diagnosticarlo se debe dar durante al menos un mes y después de un periodo de funcionamiento normal. Además una de las características importantes es que quien lo padece no lo percibe como algodesagradable, al contrario, le resulta placentero. La edad de inicio se sitúa entre los 3 y los 12 meses de edad, excepto en niños con retraso mental, que pueden desarrollar el trastorno posteriormente. La rumiación puede causar mal aliento, malnutrición, pérdida de peso o problemas para lograr el peso normal, problemas dentales, ahogamiento e incluso la muerte. Este trastorno a veces se asocia a problemas de estimulación, abandono y de mala relación entre padres e hijos.

Se debe diferenciar de conductas parecidas causadas por anomalías congénitas y por otras enfermedades médicas o de los vómitos normales que se dan en los primeros años de la infancia.


Abordaje terapéutico

En primer lugar es imprescindible realizar una evaluación para conocer las características personales del niño, la evolución del trastorno, el contexto familiar y buscar puntos fuertes en los que poder basar el tratamiento. En caso de que la relación entre padres e hijo no sea la apropiada se debe trabajar para mejorar las deficiencias emocionales que pueden ayudar a mantener el problema. Es necesario que la familia entienda el trastorno y aprenda ciertas pautas para actuar ante la conducta problemática. Los métodos de modificación de conducta son los más efectivos ante estos trastornos, por ejemplo resulta útil verter un sabor amargo o desagradable en la comida cada vez que el niño realiza la conducta anormal o retirarle la atención y en positivo se pueden usar refuerzos sociales como besos y halagos o refuerzos materiales como una un dulce, cuando no regurgite.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies