Autoestima y dificultades de aprendizaje


Se ha comprobado que la autoestima académica tiene un peso muy importante dentro de la autoestima global. Durante la etapa escolar, los niños que tienen un buen desempeño académico suelen presentar una autoestima adecuada. Dado sus logros escolares y la importancia de estos, suelen sentirse satisfechos consigo mismos.

En cambio, los niños con dificultades del aprendizaje tienden a presentar rendimientos bajos o muy inestables y, en numerosas ocasiones, experimentan fracasos escolares. A menudo se enfrentan a muchos desafíos que no terminan en una experiencia exitosa, sino en una experiencia de fracaso al no contar con los recursos adecuados.

Un niño que fracasa continuamente en el aprendizaje, el cual ocupa el 80% de su vida, tenderá a atribuir su fracaso a su capacidad global. Si a su vez encuentra muchas frustraciones y desilusiones, creerá que su bajo rendimiento está sustentado en la falta de “suerte”, debilitando la confianza en sus habilidades y en ser dueño de controlar el rendimiento futuro. Muchos niños con problemas de aprendizaje tienden a desestimar una buena nota en un examen diciendo comentarios como “tuve suerte” o “el examen era fácil”. Minimizan el rol y papel protagonista que tuvieron en la obtención del éxito gracias a su trabajo, esfuerzo e inteligencia. Además, desafortunadamente, el efecto acumulativo de fracasos influye en una percepción psicológica negativa de que las experiencias de éxito no están a su alcance porque no es “tan inteligente o listo como los demás”. No pueden aprender de sus errores sino que cada uno de ellos es “una soga al cuello”.

Los problemas de aprendizaje pueden derivar en problemas emocionales y por eso deben ser tratados, haciendo que los niños puedan seguir un desarrollo curricular normal. Si no son tratados, la primera consecuencia será una pérdida absoluta de la confianza en sí mismos, una baja autoestima que multiplicará exponencialmente sus propias dificultades.

En el contexto escolar, se pueden adoptar medidas de prevención como la aceptación del trastorno específico del aprendizaje por parte de los profesores, apoyo emocional a los alumnos, realización de adaptaciones estructurales y metodológicas, compensación activa de las áreas deficitarias a través de diferentes estrategias psicopedagógicas y una comunicación estrecha con la familia y otros agentes educativos implicados en el proceso de aprendizaje.

En el contexto familiar, es muy importante que el niño se sienta querido y valorado, evitando frases como “eres un vago” o “eres un desastre”. Mostrando un refuerzo positivo sobre los logros obtenidos, les ayudará a aumentar la motivación, seguridad y confianza en sí mismos.

Paloma Morcuende, Psicopedagoga de ISEP Clinic Madrid.

 

 

Los hombres y el afecto…

Cuando hablamos de afecto, nos estamos refiriendo a un proceso de interacción social entre dos o más organismos que incluye mecanismos fisiológicos, componentes cognitivos, expresiones comportamentales, condicionantes sociales y culturales, etc.

Se han definido dos factores dominantes en las experiencias emocionales, los cuales se han clasificado en afecto positivo y afecto negativo (Watson y Clark (1994). El afecto positivo (AP) se refiere a una dimensión en la que los niveles altos se caracterizan por “alta energía, plena concentración y agradable dedicación, mientras que el bajo afecto positivo se caracteriza por la tristeza y el letargo”. El afecto negativo (AN) refleja un estado emocional que se describe en los niveles altos como “una variedad de estados de ánimo, que incluyen la ira, la culpa, el temor y el nerviosismo, mientras que el bajo afecto negativo es un estado de calma y serenidad” (Watson, Clark y Tellegen, 1988).

leer más…

Peleas entre hermanos ¿Cómo gestionarlas?| ISEP Clínic

Las relaciones entre los hermanos, por muy buena relación que mantengan, no siempre son idílicas. Se puede producir algún roce, pelea o problemática en el comportamiento entre hermanos.

En la mayoría de ocasiones las peleas entre hermanos no son consecuencia de un problema, simplemente son normales dentro de la conducta infantil. Con el paso del tiempo las peleas van disminuyendo para comportarse de forma más correcta.

Las peleas entre hermanos dentro de lo normal, permiten que el niño pueda aprender habilidades de afrontamiento al problema y resolución de conflictos, de esta forma aprenden a resolver sus problemas y ello hace que adquieran mayor independencia.

Se producen más cantidad de peleas cuando la diferencia de edad no supera los cinco años. En la mayoría de ocasiones se producen por celos o por un intento de llamar la atención. El motivo de discusión mayormente suele ser simple y se puede identificar si los padres observan cuándo se produce el conflicto y quien lo inicia, una vez identificamos el motivo se puede trabajar con ellos para evitarlo.

Un consejo práctico es no realizar comparaciones entre hermanos. Es importante que cuándo se produzca una pelea entre los hermanos los padres puedan tranquilizarlos y les ayuden a exponer los motivos de cada uno. Es una manera de trabajar la empatía, enseñar a cada uno a tener en cuenta los sentimientos de su hermano y los efectos del comportamiento que tiene sobre él y cómo le hacen sentir.

Después hay que propiciar que ellos mismos expongan sus opciones para solucionar el problema y sugerirles ideas si ellos no son capaces de aportarlas. Se trata de hacerles conscientes que siempre hay una solución posible en la que ambas partes queden satisfechas.

5 pasos para gestionarlo:

  • Cada niño expone su punto de vista.
  • Ambos niños repasan y sospesan las soluciones posibles.
  • Eligen la opción que más les satisfaga a ambos.
  • Ayudarles a ponerla en practica.

Los padres deben transmitir a los hijos que las peleas no es el comportamiento adecuado para solucionar un conflicto y que hay ciertas normas de comportamiento que debemos seguir. Debemos intentar no posicionarnos en uno de los bandos porque ello avivará el conflicto.

Debemos tener en cuenta el desarrollo del menor, y por lo tanto la intervención del adulto debe disminuir con el paso del tiempo, ya que el niño debería ir adquiriendo poco a poco habilidades en la resolución de conflictos.

Es importante generar un buen clima fraternal dónde se favorezca un vínculo afectivo y positivo entre los hermanos dónde el diálogo y el respeto mutuo formen parte de las relaciones entre los miembros de la familia ya que de lo contrario nuestros hijos imitarán el comportamiento adulto.

Debemos fomentar el diálogo y las conversaciones acerca de las emociones que sentimos y evitar la comparación directa entre hermanos, potenciar la autoestima y tratar a cada hijo desde su individualidad y facilitar el intercambio de afecto y apoyo entre los hermanos.

Por lo tanto debemos asumir el conflicto como algo natural y proponer soluciones originales y creativas en el caso que ellos no las tengan para mediar el conflicto cuándo éste aparezca para resolverlo y que sean ellos mismos que decidan cuál es la mejor solución.

¿Puede afectar la ortodoncia a mi articulación?

Esta semana desde ISEP Clínic Jerez, tratamos la relación entre el habla y la ortodoncia. Existe una gran relación entre las anomalías dentales y los trastornos del habla.

Alteraciones en la dentición, tales como apiñamiento, mordida abierta, etc. Y la posible aparición de algún trastorno del habla son conceptos que van de la mano. Estas alteraciones pueden ser de mayor o menor gravedad y requerirá tanto ayuda de logopedia como de ortodoncia. Por el tipo de tratamiento, que además es en conjunto, lo más adecuado es que se lleve a cabo desde edades tempranas y que así, no se permita la consolidación del problema. leer más…

Problemas en el lenguaje a causa de déficit de audición

La mayoría de los niños poseen la capacidad de audición desde el momento del nacimiento. Aprenden a hablar por imitación de los sonidos que escuchan a su alrededor y de las voces de sus padres y las personas que los cuidan. Esta semana desde ISEP Clínic Jerez, tratamos los diferentes problemas y soluciones que pueden presentarse ante esta situación.

Como bien es conocido por muchos, la capacidad auditiva es fundamental en el desarrollo lingüístico. Es decir, es primordial a nivel del lenguaje, comunicación y aprendizaje en todas las personas. leer más…

Señales para sospechar de un trastorno alimentario

trastornos alimenticiosLa ex-alumna de máster de Isep Formació Elisabet Roca, la cual realizó las prácticas en Isep Clínic Barcelona, nos descubre hoy las señales que nos pueden hacer sospechar de un trastorno alimentario entre personas de nuestro entorno.

“No tengo hambre”, “Engorda mucho”, “Estoy hinchada. Además engorda mucho”, “Cenaré en mi habitación”, “He comido en casa de una amiga”

Si has escuchado de la boca de tu hija/o, alumno o amigo alguna de estas frases, sigue leyendo y averigua qué es un TCA y cómo hacer una detección precoz.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) se caracterizan por una conducta alterada ante la ingesta alimentaria y/o la aparición de comportamientos de control de peso.

leer más…

Homesickness: el síndrome de añoranza

psicología adultosEsta semana, Solei Castro Ruiz, ex-alumna de máster de Isep Formació, la cual realizó sus prácticas en Isep Clínic Barcelona, nos explica de qué se trata el Homesickness y cómo hacerle frente.

La experiencia de vivir en el extranjero es una situación que involucra muchos cambios y adaptaciones. Las personas que hemos tenido esta oportunidad nos encontramos frecuentemente mirando nuestras redes sociales, preguntándonos acerca de nuestros seres queridos, contando las horas de diferencia para saber a qué hora comunicarnos y asociando y buscando lugares, comidas y cosas parecidas a las de nuestro país, al cual llamamos hogar.

leer más…

Trastornos del aprendizaje: definición, prevención e intervención

Los diagnósticos en trastornos del aprendiaje, son relativamente freuentes entre los alumnos, fundamentalmente en la etapa de Educación Primaria. Recibir un diagnóstico como tal, puede tranquilizar porque da respuesta a las dificultades con las que se lleva tiempo lidiando, pero también acarrea preocupaciones, incertidumbre y necesidad de aclarar algunos conceptos.

Los trastornos del aprendizaje son aquellos que afectan en el proceso de aprendizaje del niño, generando complicaciones a la hora de recibir, procesar o almacenar información.

A menudo, las dificultades que conllevan un trastorno del aprendizaje, pasan desapercibidos y se relacionan con la falta de madurez hasta que los niños comienzan a aprender a leer y escribir. No obstante, en el colegio se suelen detectar signos de alerta que ayudan a realizar un diagnóstico temprano.

¿Qué podemos detectar desde la escuela o desde casa?

  • Poca precisión en la lectura de palabras
  • Lentitud o extrema velocidad en la lectura
  • Mala comprensión lectora
  • Dificultades ortográficas
  • Incorrecta utilización de los signos de puntuación
  • Poca claridad en la expresión escrita
  • Complicaciones a la hora de memorizar operaciones aritméticas
  • Poca precisión y fluidez en cálculo
  • Dificultades en el razonamiento matemático

Si los profesores o padres detectan estos signos de alerta, es conveniente consultar con un especialista, pueden ser muy útiles como medida preventiva o para detectar posibles dificultades con la mayor antelación.

¿Qué trastornos del aprendizaje podemos encontrar en las aulas?

  • Trastorno de la lectura: alteración en los procesos léxicos, semánticos y sintácticos.
  • Trastorno de la expresión escrita: es una alteración en la capacidad de la expresión escrita, reflejándose en aspectos como la composición, gramática, puntuación, organización de la información, ortografía y la caligrafía.
  • Trastorno del cálculo: se da cuando hay una alteración en el aprendizaje de la aritmética, es decir en suma, resta, multiplicación y división.

Además hay otros trastornos como el TDAH que están muy relacionados con los trastornos específicos del aprendizaje.

¿Cómo responde la escuela?

El colegio tiene dos funciones esenciales: prevención e intervención. La primera, es muy importante, ya que los niños pasan mucho tiempo dentro de las aulas y es el lugar de aprendizaje más importante junto con la educación que reciben en casa. Por eso hay que tener en cuenta los signos de alerta.

Para la función de intervención, es importante que en el colegio conozcan qué niños tienen trastornos del aprendizaje para que se puedan tomar las medidas necesarias. Los niños con un trastorno del aprendizaje, necesitan unos recursos concretos a nivel metodológico y han de ser asesorados por equipos psicopedagógicos especializados.

La clave para el aprendizaje no es bajarles el nivel de exigencia, sino la forma en la que se les presenta la información o se les evalúa para que puedan dar lo mejor de sí mismos.

No dudes en consultarnos si crees que tu hijo o alumno podría tener dificultades en la lectura, en la expresión escrita o en el cálculo. Recuerda que cuanto antes se detecta y se interviene, mejor pronóstico tiene.

Contacta con nosotros

Categories

Archives

Las nubes siempre son pasajeras

Cualquier problema tiene solución

Hay veces que por situaciones o circunstancias de la vida necesitas ayuda profesional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies