Agorafobia

 

¿Sientes miedo o ansiedad de pensar que vas a estar en un sitio público con gente desconocida? ¿Temes que no puedas marcharte si te sientes mal?

Cuando sales de casa, ¿te sientes más seguro si alguien cercano te acompaña?

¿Evitas ir a lugares en los que sabes que puedes sentir ansiedad, como tiendas, centros comerciales, el parque…? ¿Tus actividades diarias se han visto limitadas por este malestar?

¿Con qué frecuencia te ocurre esto? ¿Te generan un malestar de intensidad elevada?

 

Breve descripción del trastorno

La agorafobia consiste en la aparición de ansiedad al encontrarse en situaciones o lugares donde escapar puede resultar difícil o embarazoso o bien donde, en el caso de aparecer una crisis de angustia o síntomas similares, puede no disponerse de ayuda.

Síntomas destacados:

  • Ataques de pánico o síntomas similares a los del pánico (mareo, vómito, aumento del ritmo cardíaco, diarrea, orinar frecuentemente, “falta de realidad”, “sentir que se pierde el control o que no se controla el propio cuerpo”, aumento de la respiración, sudores.
  •  Evitación de las situaciones que se temen, ya sea porque se ha sufrido algún episodio de angustia o  no.
  • Conductas defensivas durante esas situaciones por el miedo a ellas, se hace para reducir la ansiedad fóbica. Se puede llegar a tener dependencia de los demás por la necesidad de que alguien te acompañe siempre para poder salir.
  • Ansiedad anticipatoria, donde se empieza a generar tensión pensando en todo lo malo que puede pasar en alguna situación o lugar. Puede ser peor que la ansiedad que se experimenta en la situación temida. Esto llevaría a desarrollar miedo al propio miedo.

 

Propuesta de abordaje terapéutico

El objetivo más importante es aprender a manejar el miedo y desvincular ese miedo de los lugares o situaciones temidas. Realizar psicoeducación es muy importante sobre la relación que tienen los pensamientos con las emociones y las conductas. Habría que dejar de evitar los lugares a los que se teme y enfrentarse a ellos mediante la exposición progresiva a estos lugares o situaciones, y trabajar la intensidad de malestar que generan estas exposiciones e ir tolerando cada vez un poco más de ansiedad, sólo así desparecerá el miedo. Y con esto también conseguir recuperar los hábitos de vida normales y volver a ir a los sitios que antes se habían restringido. Para todo esto, también será necesario un cambio de los pensamientos que se han distorsionados y las atribuciones erróneas que tienen con respecto a los síntomas físicos, sus consecuencias, y que se hace para evitarlas y que mantienen la agorafobia.

 

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies