Trastorno por Atracón

¿Tiene la necesidad de comer de forma compulsiva a base de atracones? ¿Siente que cuando come no tiene control sobre la cantidad o el tipo de alimento que está ingiriendo? ¿Come varias veces una cantidad de alimento elevado en intervalos de dos horas?  ¿Está exageradamente influido/a por el peso y la silueta corporales? ¿Tiene sobre peso y está preocupado/a por ello?


Descripción del trastorno

El trastorno por atracón se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente.

Tiene muchas similitudes con la bulimia nerviosa. La diferencia principal es que la persona que sufre un trastorno por atracón no realiza conductas compensatorias, como son el vómito auto inducido, el abuso de laxantes y / o diuréticos, ayunos, ejercicio físico en exceso, etc.

También es habitual que la persona que tiene este trastorno presente síntomas depresivos.

Una de las consecuencias más habituales del trastorno por atracón es sufrir sobrepeso u obesidad, con los riesgos que ello comporta para la salud: diabetes, hipertensión, colesterol, etc.

Algunos estudios sugieren que las personas con trastorno por atracón pueden tener problemas en el manejo de sus emociones. Refieren que la ira, la tristeza, el aburrimiento, las preocupaciones o el estrés les hacen tener un episodio de atracón.

El abuso del alcohol, actuar sin pensar (conducta impulsiva) y no tener cuidado consigo mismo son algunas de las conductas y problemas emocionales más comunes con este tipo de trastorno.


Abordaje terapéutico

La Terapia cognitiva-conductual enseña a las personas a mantener bajo control su alimentación y a modificar sus hábitos alimentarios poco saludables, enseña a enfrentarse a las situaciones estresantes y a sentirse mejor con su cuerpo y su peso.

La Psicoterapia interpersonal se ocupa de potenciar y mejorar las relaciones familiares y amistades, ayudando a las personas a observar sus relaciones interpersonales y con el objetivo de realizar cambios en las áreas problemáticas.

Por lo que se refiere a la terapia farmacológica, se ha visto que los antidepresivos suelen ser útiles en algunos pacientes.

Otros tratamientos que pueden ser útiles en algunos casos son: la terapia conductual dialéctica, que ayuda a las personas a regular sus emociones; la farmacoterapia con medicamentos antiepilépticos como el topiramato; el ejercicio en combinación con la terapia cognitiva-conductual; y los grupos de apoyo.

Muchas personas con trastorno por atracón tienen también un problema de obesidad. El tratamiento de la obesidad en sí mismo, puede ser útil y eficaz, además de necesario en estos casos, pero no trata la causa subyacente que es el trastorno por atracón.

Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies